top of page

EL CAUCA ESPERA... COLOMBIA ESPERA.


Por: Efraín Marino

Presidente Corprensa Colombia



Parafraseando el título de la canción “Aracataca Espera” del prolífico compositor Armando Zabaleta, y grabada por el jilguero de América Jorge Oñate; álbum “Fuera de Concurso” al lado de los Hermanos López en el año 1974, donde el compositor le hace un reclamo cantado al nobel García Márquez, que reza asi:


“Al escritor García Márquez, hay que hacerle saber bien, que uno la tierra donde nace, es la que debe querer, y no hacer como hizo él, que su pueblo abandonó y está dejando caer la casa donde nació”…


Canción que desempolvó, el señor presidente, al hacer lo que hace todos los días, madrugar a trinar sobre lo que no sabe, en este caso sobre vallenato; o gobernar, como lo está demostrando reiteradamente.

No se si tocará desempolvar otras canciones como el “Campesino Embejucao”, de Óscar Humberto Gómez: “El Ibuprofeno” del maestro Emilsen Pacheco; “Yo soy el Indio” de juglar Romualdo Brito y cientos de canciones que literalmente son una queja a los gobiernos de turno, para que el presidente del cambio, deje el bendito celular quieto y se ponga a trabajar, pues para eso fue elegido y para eso se le paga, olvida que es un funcionario público y que su deber o función es en torno al público y pueblo que lo eligió.


Es lamentable la desidia y abandono en la que ha caído nuestro país, se ha ido desmantelando la institucionalidad, solo basta con ver los continuos escándalos de familiares, ministros, funcionarios y amigos del presidente y él en su burbuja x, asegura que no sabe lo que pasa, o peor aún, dice que es culpa de los gobiernos anteriores; es deshonroso como las fuerzas militares son sometidas y humilladas por grupos al margen de la ley, que engañan a todos con un falso proceso de paz, mientras se multiplican y fortalecen; pero del otro lado, mueren soldados y policías esperando un apoyo militar, mueren líderes sociales, civiles y hasta niños en rincones como el departamento del Cauca, donde la soberania ha sido entregada en un juego de poderes, compromisos políticos o acuerdos programáticos; bajo la sombra de egos dictatoriales que pretenden una nueva constituyente.


Mientras tanto en la casa de la democracia y las leyes, se grita, se manotea y hasta putean los padres de la patria, pero por debajo de la mesa, se suicidan coroneles, asesinan a contratistas y directores de prisiones, se reparten las dádivas y contratos, se callan bocas y se escucha decir “no me hagan hablar todo lo que se”; se hacen llamadas telefónicas con frases como “eso después lo arreglamos”; y se juega a los dados con la salud, trabajo, pensiones, etcétera de todos los colombianos, que conforman la potencia mundial de la vida.


En buena hora se trae a la memoria la canción de Armando Zabaleta, han pasado décadas y solo faltaría cambiar el nombre del dedicado para que quede actual, pues el Cauca espera y Colombia espera.


“Al presidente de COLOMBIA, hay que hacerle saber bien, que uno la tierra donde nace, es la que debe querer, y no hacer como hizo él, que su pueblo abandonó y está dejando caer la casa donde nació”…


29 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page